Reseña The Lazys “Tropical Hazards” (Golden Robot Records 2018)

thelazys.jpeg

Tracklist:

Nothing But Trouble
Little Miss Crazy
Picture Thieves
Half Mast Blues
Young Modern Lightning
One’s Too Many
Louder Than Youth
Somebody’s Daughter
Can’t Kill The Truth
Take Back The Town

The Lazys es una banda formada en 2006 en Sydney, Australia, aunque se trasladó a Canadá, donde tiene su sede actualmente. El pasado 4 de mayo presentó su nuevo trabajo “Tropical Hazards”.

“Tropical Hazards” es su segundo larga duración y, al igual que sus paisanos AC / DC, lo suyo es el hard rock. En la onda de otras bandas de hard rock como Bonafide o Airbourne, son de esas bandas de rock del bueno, del “patea culos”; no van a enseñarte un estilo nuevo, pero va a ser un disco que seguramente tengas en tu estantería como uno de tus favoritos de este año, formado por diez temas que disfrutarás del primero al último.

The Lazys lo forman el vocalista Leon Harrison, el guitarra solista Matty Morris, Glenn Williams al bajo, Liam Shearer guitarra rítmica y Andy Nielsen a la batería. En esta banda, aparte del protagonismo vocal, los riffs de guitarra de Morris son también los elementos estrella de su sonido.

Parece ser que los rockeros australianos lanzaron no uno, ni dos, ni tres, ni cuatro, sino cinco EP’s antes del lanzamiento de su álbum de larga duración homónimo, titulados Nicotine Soul (2007), Red / Yellow E.P. (2008), Green E.P. (2009), Prison Earth (2010) y Temptation Never Liked You (2011). Creo que The Lazys se inspiró en las mejores características de sus mejores canciones, para entregar un magnífico disco en este álbum. Como baluarte de su estilo propio, tienes la voz ronca e influenciada por Brian Johnson del cantante Leon Harris, las grandes voces de fondo, algunos riffs de guitarra geniales aunque a veces sencillos a la par que maravillosos, y material de ritmo veloz mayormente alegre y cañero, exceptuando las dos baladas “Young Modern Lightning” y “Somebody’s Daughter”.

The-Lazys.jpg

Así que vamos a meternos en harina del nuevo disco…

“Nothing But Trouble”, el primer corte, demuestra claramente la seña de identidad de la banda. Fue el single que sacaron como adelanto y representa fielmente el estilo de la banda, lo que vamos a encontrarnos a lo largo de la escucha. Un tema de esos que te hacen mover la cabeza, gracias a los grandes riffs, el ritmo y la voz rasgada de su vocalista y un solo 100% rock’n’roll. Una buena elección como single adelanto, ya que es un tema pegadizo y con un estribillo bastante contagioso.

“Little Miss Crazy” nuevamente contiene un gran riff, una armonía suave por momentos que cambia a algo más dura en otros y hace un gran uso de un gancho equilibrado en el estribillo. “Picture Thieves” mantiene el tempo rápido gracias al bajo de Glenn Williams y la batería de Andy Nielsen, creando un gran ritmo, un tema realmente vivaz. Las voces de Leon Harrison muestran una arrogancia consciente e irreverente que le da un toque distinto al tema, y los coros le acompañan haciendo un gran trabajo.

“Half Mast Blues”, la divertida historia de un pirata, contiene otro combo mortal de riffs de Matty Morris y Liam Shearer que se retroalimentan uno del otro, junto a la impresionante y guasona historia que contiene. La banda concluye la primera mitad del álbum desacelerando el tempo un poco con la primera balada, “Young Modern Lightning”, que es un relato sincero cargado de emociones sobre la realidad de estar en una banda de gira durante 10 años, y la ruptura de las relaciones y la angustia que a menudo resultan. Otro corte que contiene otro gran solo. Un pequeño respiro dentro de este álbum lleno de crudo rock. “One’s Too Many” nos despierta lentamente con las voces de Harrison que van llevando la canción en este corte, quizás algo menos combativo y algo más melódico, terminando con bastante rabia vocal.

“Louder Than Youth” es una canción sobre el desafío hacia los maestros que abusan de la autoridad, directamente inspirada por el crecimiento de Leon en el sistema privado de escuelas católicas. Su comienzo me recuerda poco a cierta estrofa de “Get the funk out” de Extreme, durante unos segundos. Un espejismo que dura poco en cuanto el tema se va volviendo más rabioso y pegadizo, de esos que no paras de mover la cabeza al ritmo de la batería y las guitarras.

“Somebody’s Daughter” es el otro tema lento, con un cambio claro de velocidad y ritmo, a pesar de que todavía es sólidamente una canción de rock. La banda ralentiza un poco las cosas para darle a esta canción un significado y propósito serio, que es crear un ambiente diferente, reivindicando sobre la situación que viven las Mujeres Indígenas desaparecidas y asesinadas, un problema que afecta tanto a Canadá como a Australia. Harrison canta con una autenticidad convincente, con mucho sentimiento, y es reseñable también cómo las guitarras de Morris y Shearer construyen el ambiente durante la canción.

“Can’t Kill The Truth” presenta un riff fenomenal que hace que el rock fluya rápido otra vez, de manera similar a bandas como AC / DC, Rhino Bucket, Kix, etc. Las voces de acompañamiento están extremadamente bien hechas y muestran que este álbum está bien concebido para ser una verdadera bomba. “Take Back The Town” completa el álbum con está la declaración de intenciones pegadiza, agrega aún más diversidad al álbum y lo termina con estilo.

Cada canción obliga al oyente a cantar y marcarse un air guitar. En diez canciones, unas cuantas realmente buenas, parece que este podría ser un álbum de finales de los 70 – 80 y deja al oyente queriendo más. Éste podría ser categóricamente un álbum del año.

The Lazys

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s