Crónica del concierto de WarCry en Gijón 11/08/2018

Después de tantos dimes y diretes, silencios y especulaciones, llegó el día señalado. Durante la tarde del sábado, pudimos asistir a una concurrida prueba de sonido. Debido al emplazamiento en la playa de Poniente y a un espléndido día de playa, los asturianos WarCry probablemente pocas veces, o incluso ninguna, han tenido tanto público en esta rutinaria labor.

Asistimos pues, también, a lo que sería la participación de la Coral Polifónica Gijonesa Anselmo Solar junto al Coro Joven de Gijón unas horas antes de la actuación, ambas dirigidas por el teclista Santi Novoa. Todos ellos esperaron pacientemente su turno durante la prueba de sonido, hasta que les tocó subir a escena. Más tarde nos ocuparemos de este asunto en el concierto en sí.

 

 

A las 11 de la noche muchos éramos los que aún nos íbamos acercando a la explanada de Poniente. El día tan veraniego invitó a los asistentes a participar en la vida estival gijonesa, y por ello diez minutos antes de la hora señalada aún había poco público, que se fue incorporando rápidamente una vez comenzado. Mirando atrás muchos grupos aceleraban el paso hacia el enclave de la Semana Grande. Muchas camisetas de WarCry en adultos y niños se lucían en la playa unas pocas horas antes, mezclados con los bañistas y turistas, y en las terrazas colindantes.

w20.jpg

Con “Alma de Conquistador” del álbum “Alfa” abrieron sus dos horas y media de setlist. Desde los primeros momentos del concierto hubo algo que quedó bastante evidente, y es que el vocalista Víctor García tenía problemas de voz. Probablemente su reciente paso por el Leyendas del Rock, apenas dos noches antes, le habían pasado factura, llegando incluso a dejarle literalmente afónico en un tema durante unos segundos, echándose la mano a la garganta. Lógicamente, todos somos humanos y enfermamos como cualquier hijo de vecino, así que a pesar de que deslució bastante el concierto, ya los he visto en tantísimas ocasiones que me parece completamente excusable. Su voz fue así bastante más ronca de lo habitual, cosa que no afectó demasiado a los tonos agudos que nos brindó. Espero que ya esté más recuperado.

w37.jpg

Tras los ajustes iniciales de sonido sobre la marcha, le tocó el turno a “Nuevo Mundo” y “Contra el viento”, este último uno de mis favoritos. Victor saludó entonces a todo el público con un “¡Vamos arriba, Gijón!. Buenas noches hermanos. Como siempre, todo un honor, un placer. Espero que lo pasemos muy bien”. Y es que WarCry tiene una escenografía que para los que ya les hemos visto en numerosas ocasiones, resulta como un baile bien ensayado. No es una banda estática en absoluto, sino que incita a moverte desde el minuto uno. Sin feedback no sería posible la magia.

w31.jpg

Siguieron descargando uno tras otro sus temas: “Rebelde”, “Cielo e Infierno”, “Coraje”, “Cobarde”, “Huelo el miedo”, “Muerte o Victoria”, “Ardo por dentro”, “Quiero oírte”, “Odio”, “Un poco de fe”, “Así Soy” y “Devorando el Corazón”. Lanzaron unos balones enormes al público para que fuesen pasando de unos a otros, los cuales a veces regresaban de nuevo al escenario. Muy típico en festivales musicales de otra índole, pero que en un concierto de metal pues, bueno, simplemente fue anecdótico. Tanto Roberto como Pablo mostraron su virtuosismo a las cuatro y seis cuerdas, respectivamente, y el maestro Novoa hizo lo propio con su magnífico teclado, sobretodo en un tema que disfruto muchísimo como es “Huelo el miedo”.

DSC_0251.JPG

A las dos horas de concierto, llegó el momento que personalmente me resulta más odiado del mismo. En Oviedo les vimos en sus fiestas patronales hace tres años, cuando tocaron solos, como banda y fue un concierto fantástico. Hace dos años repitieron, pero en esta ocasión me negué a repetir, ya que incluía a la Orquesta Oviedo Filarmonía, también llamada Orquesta Filarmónica Ciudad de Oviedo. Esta es una opinión muy personal, soy consciente, pero con este tipo de colaboraciones me pasa algo que me hace rechazarlas mayoritariamente de base.

w41.jpg

Cuando una banda de power metal incluye orquestas o coros, considero que debe cumplir un requisito vital. Y es que si este plus le añade un sonido épico, fuerte, magistral, e incluso teatral como el que imprimen bandas como Rhapsody Of Fire o los mismísimos Manowar, de los que Víctor García es tan fan, adelante. Tienen toda mi bendición. Si por el contrario, incluir orquestas o coros le restan fiereza y énfasis al sonido de una banda, prefiero que ésta nos ahorre el disgusto.  Sé que es una opinión muy personal, y en consecuencia habrá quien la comparta y quien no, pero este tipo de cosas a mi me hacen sentir que deslucen totalmente el espectáculo y me parecen un producto de moda que grandes bandas incluían desde hace unos años y que afortunadamente ya cada vez menos, en determinados conciertos.

 

 

Así es como esta noche vimos a un coro que quedó muy deslucido acompañando de fondo el tema “Keops” y posteriormente la balada “Nana”, como parte del “show especial” que prometieron en su cartel de pocos días antes. Y, como me temía, se incluyó en el segundo caso que provoca mi rechazo, el de descafeinar los temas. Es una lástima que un coro tan emblemático como el Anselmo Solar, con voces fantásticas, quedasen tan en tercer plano y protagonizasen el momento más aburrido y soso de la noche. Creo que con este mismo coro se podrían hacer verdaderas maravillas. Vuelve a llevarme a la conclusión final de que si quieres hacer este tipo de cosas, vale más hacerlas bien o no hacerlas.

 

 

Después de una lenta pausa, mientras todos los miembros del coro salían de escena, continuaron con los últimos cartuchos con el imponente “Capitán Lawrence”, seguido de “Tu mismo” y el tema “No te abandonaré”.

Tras este impás, la banda se ausentó de escena apenas un par de minutos para volver nuevamente con los bises.  Le tocó el turno a “El guardián de Troya” y finalizando como siempre con el corte “Hoy ganó yo”. Todo ello acompañado de una gran mano haciendo cuernos que ya lucieron en el Leyendas este año, así como la demás parafernalia habitual: las llamas y el confeti final poniendo el broche a dos horas y media de concierto.

w39

Resumiendo sensaciones, la banda estuvo bien, como siempre. Fue un gran concierto, creo que todos lo disfrutamos, tanto los asturianos como toda la gente foránea que vino a Gijón para ver a su banda favorita. No fue un concierto perfecto, puesto que también hubo algún error que otro, sin contar con la quebrada voz de Víctor, pero nuevamente recalco que los he visto demasiadas veces como para pensar que es una excepción y no una constante.

w40

Respecto a gustos, hubo muchos que hubiesen preferido más temas antiguos de los primeros discos, de los que echamos de menos unos cuantos. Otros querrán más de los últimos discos y los más conformistas estarán encantados con los que fueron. Esto ya es inevitable en todos los niveles. Para mi sigue siendo una de mis bandas nacionales favoritas y siempre será un placer verles, a  poder ser sin orquestas ni coros. Sigo pensando que desde la marcha del segundo guitarra la banda ha quedado bastante coja y le resta bastante fiereza al sonido WarCry, pero habiendo pasado ya tanto tiempo desde su marcha, supongo que incluir otro guitarrista ya no es una opción para ellos, lo cual es una lástima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s