Reseña: Mistweaver “Swansong” (Necromance Records 2021)

Justo cuando creía que no habría más capítulos en la historia de los burgaleses Mistweaver, separados allá por 2017, llega de pronto a nuestras manos nuevo material de la banda. Unos clásicos de nuestra escena, formados allá por el lejano 1997 y en cuyo seno encontramos a Ramón Mur (batería), David de Pedro (bajo), Eduardo Alonso (guitarras) y Raúl Weaver (composición, voz y guitarras). Grabado por el propio Raúl en los Undead Studios, si bien baterías, voces y guitarras acústicas fueron registradas en La Puerta Negra Studios con Jorge Matute a los controles. Las pistas resultantes se mezclaron y masterizaron por el Teitanblood Javi Félez en los cada vez más renombrados Moontower Studios (Altarage, Vidres a la Sang, Onirophagus, Iron Curtain…). Cuenta con arte de Juanjo Castellano.

Desprovista de todo tipo de artificio introductorio, “At The Gates Of Beyond” irrumpe directa mientras ahonda en los preceptos habituales del death melódico más clásico. Lejos de corregirlos, o reinterpretarlos, no hace sino amplificarlos gracias a una escritura perfectamente canónica y reconocible. Solidísima base rítmica, con el bajo de David de Pedro bien presente en la mezcla durante las estrofas, y que precede a la mayor grandilocuencia de unos estribillos bien ornamentados por la potente voz operística de Begoña García. La producción irreprochable. Engaña “Unhallowed Ground” con ese prólogo virguero y a la vez tranquilo y acompasado. Es un corte interesante por escritura, con un notabilísimo puente central, cuya estructura si bien no resulta para nada revolucionaria a estas alturas de la película, sí que resulta en cierto modo interesante y fresca. “Suicide” inunda el consabido melodeath de los burgaleses de un mayor peso ornamental durante estrofas para, a partir de ahí, construir uno de los temas con mayor carga épica del álbum. Cabe destacar también la más que interesante labor solista durante el puente.

The Death Came To Me”, corte más rácano en cuanto a duración de este “Swansong”, ofrece una escritura clásica, con su habitual ganancia en velocidad durante estribillos y que se contonea adscrita a los cánones más habituales del género con orgullo, segura de sí misma, impermeable a toda influencia exógena. Como contrapunto surge la calma tonal de ”The Forest Of Lost Souls” y su tranquilo devenir de guitarras acústicas acompañando a la bonita voz de Begoña García. Quebrará de forma abrupta superado su primer tercio hacia terrenos más reconocibles primero y más enfurecidos después, alzándose finalmente como uno de los temas más interesantes de todo el trabajo. Una apuesta que, ahora sí, contrarresta la escritura acomodaticia que muestran algunas de sus compañeras de tracklist. Piano y buenas melodías para el tema título “Swansong”, que incorpora tras su elegante prólogo un riff de la escuela Slayer, pesado y revientacuellos. O algo así. Es otro corte adscrito a preceptos ya muy trillados, soportado por una estupenda labor en lo ejecutivo. También por una estupenda labor de Raúl Weaver en lo vocal, enfebrecido como en pocos cortes de este último trabajo de los castellanoleoneses.

Las buenas baterías de Ramón Mur comandan la estupenda y clásica “Deathbound”, que deja por el camino épica, buenos coros, riffs agradables y que se verá lastrada, únicamente, por lo pírrico de su duración. No os dejéis engañar por el breve prólogo acústico de “Echoes From The Past”, pues el corte pesado, casi marcial, que surge después, poco o nada tiene que ver con ese inicio tan mojigato. Escritura avezada y diversa toda vez supera su primer tercio, donde bajo un gran abanico de riffs brillan una diversidad tonal y lírica digna de mención. “Embraced By The Cold Darkness” arranca con pie a tabla, blast beat mediante, para construir un corte que, de nuevo, se adhiere a un ideario clásico pero tendente, como ningún otro corte del álbum, a un death más pesado. Atempera su propuesta durante el puente, a la par elegante y melódico, para finalmente reconducirse hasta un epílogo que termina por cerrar el círculo sin sorpresas ni tampoco errores.

Beyond Death’s Thresholds” repite inicio veloz, si bien esta parece derivar más hacia un black melódico a la Dissection. Lo hace al menos hasta alcanzar las primeras estrofas, donde adquiere una pesadez más identificable. Más atmosférica durante el puente, uno de mis favoritos de todo el disco de hecho, donde un buen solo de guitarra convive con arreglos propios de los estadounidenses Nile. Curiosa, al menos. El final es para “Afterlife”, corte más extenso del álbum y que en su primer tercio exhibe por igual velocidad y músculo. Estupenda la línea de batería que deja Ramón Mur aquí, así como esos arreglos de corte dramático que acompañan al siempre hosco registro de Raúl Weaver. Un gran cierre.

Si de verdad la carrera de Mistweaver termina aquí, con su líder enfrascado desde hace tiempo en bandas hoy tan pujantes como Mass Burial o Nasty Surgeons, pues no puedo decir que sea un mal final. “Swansong” resulta en cierta manera autoconsciente. Como “Blackstar” de David Bowie, aunque sin la experimentación salvaje ni la decadencia crepuscular que emanaba de aquél. Lo nuevo y a la vez último de la banda castellanoleonesa viene para cerrar su trayectoria y erigirse en celebración de un género, donde caben pocas sorpresas y aún menos errores, y dejar un sabor agridulce a sus seguidores, felices de tener nuevo material en las manos pero tristes ante la certeza insondable del punto y final.

Texto: David Naves

Un comentario en “Reseña: Mistweaver “Swansong” (Necromance Records 2021)

  1. Pingback: MISTWEAVER “Swansong” (Necro 025) | NECROMANCE RECORDS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s